Clogers


BRET EASTON ELLIS: RELEYENDO LOS CONFIDENTES





Hoy regresé a casa cerca de las dos de la mañana, y luego de dar vueltas por mi habitación, me resigne a no poder conciliar el sueño. Había estado pensando escribir sobre "sometimes" una canción de los My Bloody Valentine que no he podido sacarme de la cabeza, y que se me viene a la mente en los momentos y lugares más inesperados, sin embargo he terminado releyendo Los Confidentes (Barcelona, Ediciones B, 1996, 281 pp.)

Es curioso, pero de acuerdo a las anotaciones con las que me he encontrado en el libro, leí "los confidentes" a principios de invierno, hace casí diez años. Ya había olvidado por ejemplo que el texto tiene un epígrafe de la novela "preguntale al polvo" de Jhon Fante, y en aquella época eso no era significativo, sin embargo ahora, me permite encontrar otras resonancias. Por ejemplo la forma en que esta planteada la narración, el modo directo en que están expuestos los hechos, la naturaleza de los personajes, que a diferencia de los Fante, estan en una posición socioecoómica distinta, pero frente a la vida en los ángeles, sufren también los efectos de la soledad.

Y claro, hoy tengo más reparos frente a la historia que se cuenta, parece una obvia continuación de las situaciones planteadas en "menos que cero" y luego en "las reglas de la atracción", los personajes se siguen interrelacionando con las mismas reglas, hablando de las mismas cosas, y exponiendo los mismos temores, pareciera ser una novela ligera sin mayor mérito -de hecho ha servido de modelo a toda una generación de escritores de novelas con tramas juveniles en las que los personajes se caracterizan por sus desbordes- y sin embargo, algo en la forma como esta construida la historia, como las diversas voces van completando los sentidos, me permite sostener, que si ser el texto más relevante en la obra de Bret Easton Ellis, no es de ningún una ficción prescindible.

Cómo cuando leí el libro por primera vez, me sigo preguntando que exactamente es? se acostumbra a pensar que es una novela, pero en realidad no responde a la idea clásica que se tiene para ese género.

Por el contrario es una acumulación de historias que se interrelacionan a lo largo del texto, y en las que sin advertencia se producen una serie de saltos temporales que hacía el final se verán justificados como mecanismo de explicación; y en los que transitan personajes que ya han aparecido en otros textos de Bret Easton Ellis: Bruce, Lauren y Sean por ejemplo.


Una de la cosas que sigó apr
eciado, a pesar de los años, es la velocidad en la que suceden las cosas en la novela, la dinámica que va sumando, explicaciones, recuerdos, diálogos, cartas que parecen un torrente indetenible, y que de alguna manera puede señalarse como una marca de identidad en la narrativa de Ellis. Han pasado ya tantos veranos, pero como aquél, aún encuentro interés en la fiesta interminable que ha montado Ellis, para retratar la actual cultura de consumo. No importan las ciudades, no importan los personajes que pueden resultar intercambiables, lo que queda claro, es que no existen reglas válidas para ser joven e intentar ser feliz.




FRAGMENTO DE LOS CONFIDENTES :





BRUCE LLAMA DESDE MULHOLLAND Bruce, colocado y bronceado por el sol, llama desde Los Angeles y me dice que lo siente. Me dice que siente no estar conmigo aquí, en el campus. Me dice que tenía razón yo, que debería haber venido al curso intensivo de este verano, y me dice que siente no estar en New Hampshire y que siente no haberme llamado desde hace una semana y yo le pregunto qué anda haciendo por Los Ángeles y no menciono que han pasado dos meses. Bruce me dice que las cosas han ido mal desde que Robert dejó el apartamento que compartían en la esquina de la Cincuenta y seis con Park y se fue con su padrastro a hacer un viaje en balsa por aguas bravas, por el río Colorado, dejando a Lauren, su novia, que también vive en el apartamento de la Cincuenta y seis esquina con Park, sola con Bruce, juntos los dos durante un mes. Yo no conozco a Lauren pero sé qué tipo de chicas atrae a Robert y tengo muy claro qué aspecto debe de tener, y luego pienso en las chicas a quienes puede gustarles Robert, guapas, de esas que hacen como que ignoran el hecho de que Robert, a los veintidós años, tiene unos trescientos millones de dólares, e imagino a esa chica, Lauren, tumbada en el futón de Robert, con la cabeza echada hacia atrás, y a Bruce moviéndose lentamente encima de ella, mientras cierra los ojos con fuerza. Bruce me dice que la cosa empezó una semana después de que se fuera Robert. Bruce y Lauren habían ido al Café Central y después de devolver lo que habían pedido de comer y de decidir tomar sólo unas copas, estuvieron de acuerdo en que lo suyo sería sólo cuestión de sexo. Que aquello pasaba únicamente porque Robert se había ido al Oeste. Se dijeron uno al otro que, de hecho, no existía atracción mutua aparte de la física, y luego volvieron al apartamento de Robert y se acostaron. El asunto siguió así, me dice Bruce, durante una semana, hasta que Lauren empezó a salir con un magnate de la propiedad inmobiliaria, de veintitrés años, que tiene unos dos mil millones de dólares. Bruce me dice que no se enfadó por culpa de eso. Pero que se sentía «ligeramente molesto» el fin de semana en que se presentó Marshall, el hermano de Lauren, que acababa de graduarse, y se quedó en el apartamento de Robert, de la esquina de la Cincuenta y seis con Park. Bruce me dice que la cosa entre él y Marshall se prolongó sencillamente porque Marshall se quedó más tiempo. Marshall se quedó semana y media. Y luego Marshall volvió al piso que tenía su ex novio en el SoHo, cuando su ex novio, un joven marchante de arte que tiene de unos dos a tres millones, dijo que quería que Marshall pintara tres columnas de adorno en el piso que compartían en Grand Street. Marshall tiene unos cuatro mil dólares y algo suelto. Eso fue durante el período en que Lauren trasladó todos sus muebles (y algunos de los de Robert) a la casa que tenía en la Trump Tower el magnate de la inmobiliaria, el de veintitrés años. Durante ese período fue también cuando los dos carísimos lagartos egipcios de Robert aparentemente comieron unas cucarachas envenenadas y los encontraron muertos, uno debajo del sofá del cuarto de estar, sin cola, el otro despatarrado encima del Betamax de Robert. El grande costó cinco mil dólares; el pequeño había sido un regalo. Pero como Robert se encontraba en alguna parte del Gran Cañón, no había modo de ponerse en contacto con él. Bruce me cuenta que por eso dejó el apartamento de la Cincuenta y seis esquina con Park y se fue a casa de Reynolds, en Los Angeles, en la parte alta de Mulholland, mientras Reynolds, que más o menos tiene, según Bruce, lo que valen un par de falafels en PitaHut, sin incluir la bebida, está en Las Cruces. Mientras enciende un canuto, Bruce me pregunta qué he andado haciendo, qué ha pasado por aquí, y me dice otra vez que lo siente. Le hablo de las clases, las recepciones, le cuento que Sam se acuesta con un redactor de la Paris Review que vino desde Nueva York el fin de semana dedicado a los editores, que Madison se afeitó la cabeza y Cloris creyó que le estaban dando quimioterapia y mandó todos los relatos que su amiga había escrito a unos redactores que conocía del Esquire, The New Yorker, Harper's, y que eso dejó a todo el mundo impresionado. Bruce dice que le diga a Craig que quiere que le devuelva la funda de su guitarra. Pregunta si voy a ir a East Hampton a ver a mis padres. Le digo que, como el curso intensivo está a punto de terminar y casi es septiembre, no veo para qué voy a ir. El verano pasado Bruce estuvo conmigo en Camden y seguimos juntos el curso intensivo, y ése fue el verano en que Bruce y yo nos bañamos de noche en el lago Parrin y el verano en que él escribió la letra de la canción de Petticoat Junction por toda mi puerta porque yo me reía cada vez que él cantaba la canción y no porque la canción fuera graciosa, sólo era por el modo en que la cantaba: con la cara rígida pero completamente inexpresiva. Fue el verano en que fuimos a Saratoga y vimos a los Cars y, en ese mismo agosto, más adelante, a Bryan Metro. El verano fueron borracheras y noches y calor y el lago. Una imagen que no vi jamás: mis manos frías deslizándose por su espalda suave y mojada. (...)


POST DATA:
  1. Una lectura sobre la novela "menos que cero", que fuera posteada bajo el título "la generación Ellis"
  2. "Bret Easton Ellis: el escritor que te encanta odiar" perfil sobre Ellis, escrito por, Gonzalo Curbelo


Posted by No future

2 Responses to “BRET EASTON ELLIS: RELEYENDO LOS CONFIDENTES”

  1. # Blogger Paul Denton

    Yo he empezado tambien a releelo...mi escritor favorito aunque luna park...ummmm.ummmm  

  2. # Blogger No future

    Lunar Park es solo un recordatorio del formidable escritor que hay en Bret Easton Ellis, los que leyeron Glamorama habian salido espantados, y se pensaba que luego de American...no podría volver a escribir algo medianamente interesante, se equivocaron, Lunar... es la prueba de ello  

Publicar un comentario

  • Clogers
  • Somos una Comunidad Bloggers de habla hispana que comparte sus experiencias, intereses y preocupaciones por el mundo que nos rodea. Aquí no habrá banderas ni fronteras que nos dividan, "Clogers es una nueva generación de Bloggers" que desea entregar cultura a través de sus post. ¿Quieres ser parte de nosotros?. Escríbenos a nuestro e-mail. clogersconcepcion@yahoo.com
  • Quienes somos


Auspicios:



Los mejores eventos de Jazz:

Jazz, Vinos y Blues

Punta Norte de Isla Mocha

Punta Norte



Planetario Blogs Chilenos
Creative Commons License




© 2006 Clogers | Blogger Templates por GeckoandFly.
Diseño modificado por Clogers.

Algunos derechos reservados (cc)

ecoestadistica.com